top of page
  • Foto del escritorSo Doodle

Juguetes para perros: lo que debemos saber

¿Qué debemos saber de los juguetes para perros?

Para comenzar debemos saber que a través del juego vamos a poder enseñarle a nuestro perro cómo interactuar con nosotros, como relacionarse de una manera correcta. Entonces los juguetes para perros además de ser una fuente de diversión son una gran herramienta para enseñarle a comportarse de una manera correcta.

Vamos a encontrar con juguetes para perros de distintos tamaños, texturas y formas, y cada uno de ellos tendrá una utilidad distinta.

Hay juguetes que sirven para se entretenga solo o para momentos en los que estamos ocupados, y hay otros que sirven para interactuar con nuestro perro. En ambos casos SIEMPRE estamos enseñándole a cómo comportarse.

¿Qué le puedo enseñar a mi perro con un juguete?

Lo que puede morder y lo que no puede morder.

Recordemos que si el perro es un cachorro está en una etapa madurativa donde necesita morder y depende de nosotros enseñarle y redirigir esa necesidad a objetos que si estén permitidos para morder.

Nunca le daremos un objeto nuestro, como una zapatilla vieja, o medias, o lo dejamos mordernos del pantalón porque no me importa que se rompa, ya que el perro luego no va a poder identificar que la zapatilla nueva no es igual a la otra, o cual pantalón morder y cual no.

¿Cómo puedo enseñarle qué puede morder y qué no?

Cada vez que encuentre a mi perro mordiendo algo que no corresponde voy a decirle que “no” y luego voy a presentarle un “juguete” que sí pueda morder.

En estos casos pueden ser mordillos, sogas bien trenzadas, juguetes de distintas formas y con texturas las cuales le darán mayor información sensorial y satisfacción al morderlos.

¿Cómo puedo enseñarle a estar solo?

Estar solo no siempre es fácil para los perros y es súper importante poder enseñarles que estar solos también es divertido. De esta manera vamos a evitar que tenga ansiedad y malos comportamientos cuando nadie esté en casa.

Hay juguetes EXCLUSIVOS para cuando dejamos solo a nuestro perro. Estos juguetes aparecen unos minutos antes de irnos y desaparecen en cuanto llegamos.

Es importante darnos cuenta si los juguetes le interesan a nuestro perro, ya que el objetivo es que le agrade, le sea divertido estar solo y que aprenda que los juguetes aparecen cuando todos se van.

También es importante que los juguetes que dejamos en estos casos deben ser SEGUROS.

Debemos tener en cuenta que sea resistente, es decir, que sean de un material que el perro no pueda romper ya que podría tragárselo. Y por otro lado debemos tener en cuenta el tamaño, ya que si es muy pequeño puede tragárselo y sería sumamente peligroso.


Si el juguete es demasiado blando debe ser utilizado con supervisión. En general los que tienen un chifle son muy simpáticos y divertidos para nuestro perro, pero también suelen ser blandos y fáciles de romper.

Estos juguetes son recomendables ya que es súper importante que el perro conozca sonidos, texturas y tamaños, pero recuerden estos puntos para no tener inconvenientes.

Juguetes para perros: ¡El famoso KONG!

Un juguete interactivo ya que el perro debe utilizar sus sentidos para poder obtener la comida que escondemos en él.

Primero podemos hacerlo fácil colocando alimento suelto dentro del Kong y luego podemos hacerlo más difícil poniéndole un poco de queso crema con alimento.

También podemos ponerlo en el freezer para congelarlo y dárselos así. Eso haría aún más difícil sacar toda la comida y el perro gasta más energía.

Lo ideal es hacerlo siempre en etapas, es decir, de más fácil a más difícil, para que el perro logre aprender a jugar con el Kong.

¿Para qué me puede servir el Kong?

Momentos de soledad: podemos dejarle el Kong unos minutos antes de irnos. Luego cuando volvemos, sin importar si lo terminó o no, se lo sacamos y lo guardamos.

Momentos en los que estamos ocupados: este juguete nos permite regular la energía de nuestro perro. No es un juguete para hacerlo correr y utilizarlo como una pelota. Buscamos que el perro se calme, que baje su energía física y se concentre en sacar ese alimento. 

Momentos de calma: cuando estamos sentados en la mesa y no queremos que este alrededor nuestro pidiendo comida, cuando llegan visitas a casa y queremos que se quede tranquilo en algún lugar esperando a que vengan a saludarlo, entre otros.


¿Cómo puedo enseñarle?

El perro va a repetir su conducta siempre que tenga consecuencias satisfactorias.

Si el perro se acerca a la mesa y le hacemos alguna caricia o le damos comida, repetirá esa conducta ya que la sensación fue agradable.

Debemos enseñarle de manera positiva a estar tranquilo. Por ejemplo: al momento de sentarnos en la mesa le presentamos un juguete que le permita estar solo.

Podría ser un Kong, algún mordillo o un hueso para perros de un tamaño grande para que lo muerda sin lograr romperlo.

Si por el contrario le damos un juguete con el cual interactúa con nosotros, por ejemplo: una pelota o una soga con la que jugamos a tirar y soltar, el perro se acercaría a la mesa a jugar con nosotros.

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page